Regional Recuerdan con nostalgia el pago de su aguinaldo
Agua Dulce, Ver.: La famosa cantina del Tigre, en donde hace 30 años los petroleros disfrutaban sus aguinaldos con grandes parrandas, hoy sólo el recuerdo queda. / C. Augusto Fabre / Imagen del Golfo
Hoy, los petroleros prefieren quedarse en sus casa, por temor a la delincuencia

C. Augusto Fabre / Imagen del Golfo
Las Choapas, Ver. / 2017-12-08

“A las meras 3 de la tarde sonaba el silbato de Pemex, pero unas horas antes en el callejón de los Chawua y la calle Obrera era un hervidero de gente que pasaba el puente de Pemex para ir por el aguinaldo, las del embargo con sus chamacos, jubilados, transitorios y los que salían de la guardia de planta llegaban en camiones del campo, todos a reunirse en la pagaduría de la factoría, filas tras filas con los tubos para separar las cajas, eran horas en la espera del pago, y de ahí a las cantinas a chupar como se debía”.

De esta manera varios jubilados, entre ellos Genaro García, mejor conocido como “El silencio”, recuerda como se pagaba el aguinaldo hace 30 años a los petroleros en Agua Dulce.

“Un mundo de gente pasaba por la calle Obrera; ahí estaba, de tres pisos, la taberna de “El Tigre”, en el primer y el tercer piso era cantinas, el segundo piso eran cuartos para ir con una chamacona si se le antojaba al cuerpo algo más que unas cervezas, varios aguinaldos ahí terminaban, parrandas de hasta una semana, los petroleros nunca pensaban que ‘el charro’ se acabaría, recuerdan con nostalgia.

Hace 30 años hasta los petroleros se lucían con sus aguinaldos, hoy con miedo de que la delincuencia se los arrebate se quedan en sus casas, “eran otros tiempos, en la pagaduría ahí con el sobre en la mano la palomilla se armaba y a las cantinas a tomar, tenías que esperar una mesa porque estaban tan llenos los tugurios que no podías gastar tu dinero”, señalaban los viejos petroleros.

Hoy, la cantina del Tigre está abandonada, quedan sólo los recuerdos de aquella generación que de parrandas sólo hablaban, la calle Obrera sigue teniendo la famosos imprenta en donde está la tienda de pronósticos y la vieja casa de madera arriba, mejor conocida como la “ONU”, porque está pintada de azul.

Esta y otras historias del Agua Dulce de ayer, salieron a relucir cuando los vecinos alarmados escucharon las sirenas de las patrullas al bajar al cárcamo, donde desde hace tres días los ‘borrachitos’ fueron corridos de su ‘hogar’, pues se investigaban fosas clandestinas a lado del río Agua Dulce.

Edición Impresa
Regional 2018-04-25

Ediciones Anteriores

Suscríbete