Psic. Eliseo Guzmán Chávez / Capsulas Empresariales
“El que esté libre de...”
2016-07-03
“Fuimos brutalmente agredidos por personas enviadas por el gobernador Javier Duarte a la salida del Congreso del Estado de Veracruz. Pudo haber habido muertos. No a la legalización de la corrupción.”Ricardo Anaya Contreras
(Presidente Nacional del PAN)

Ética y justicia van de la mano. En política nadie puede llamarse ético, si no es orientado por lo justo, tal como sucede con la sabiduría de un juez cuando convencido inclina la balanza a favor del débil, del desprotegido, del hambriento, del marginado, del que carece de lo elemental y decide que debe ser recompensado con la igualdad, es lo apropiado y aceptado por todos, en suma, se ha hecho justicia. Por sus ejemplares acciones, Tribunos así, la moral política les asiste por hombres justos. Es lo deseable, aunque nunca suceda. En una contienda electoral, se elige por unanimidad al hombre que se sabe será el más racional de todos, el más sabio, el mejor preparado, el estadista ideal para ocupar el puesto de la confianza ciudadana, el distinguido para dirigir un estado o un democrático país. Es lo deseable. Las cosas cambian cuando no hay un satisfactorio consenso y se establecen las amargas diferencias, incluidas las aceptadas a regañadientes por impuesta mayoría, así juega la democracia y aún en el agrio desacuerdo nos perece que es lo justo y aceptable, se aprende a caminar en armonía pese a las incomodas diferencias y “bélicas luchas” por tener la razón. El ser mas fuerte o superior entronizado por elección ciudadana, ya en el poder, acostumbrado a decidir el destino de los demás, siente que es “justos” porque supone que ve por ellos, juzga por ellos, decide por ellos y no da margen a todo aquello que no sea el juicio de su propia visión, con infalible autoridad así lo manifiesta, por los demás, es su estimación personal de igualdad y ahí es donde las ilusiones del poder fracturan las relaciones justas y éticas para caer de inmediato en el juego del bien y del mal y en el ámbito de los irresolubles conflictos, y también, en la arbitraria representatividad del Imperio de la Ley, como siempre, con efectos y dañinas consecuencias solo ciudadanas. El tirano siente y puede ir evangelizando sus legales propuestas por el mundo como únicas por bondadosas y establecer la rigidez de la justicia como innegociable tanto porque se asigna la gracia de que todo lo hace bien, y eso es lo importante, la imagen global no cuenta y le tiene sin cuidado, después, el amenazante caos social reduce tiempo y distancias para permitir la presencia de todo tipo de plagas y amenazas cuyo objetivo político es desmantelar el país y someterlo a la pobreza como forma de vida. La brecha entre ricos y pobres sigue creciendo, también la irritación y el desánimo social.

Hacer capitular mediante la aplicación de la crueldad, nunca ha sido recomendable, la gente tiene memoria, el resentimiento es el archivo personal para esos recuerdos. El autoritarismo como se acostumbra nunca ha dado buenos resultados, tarde o temprano la factura aparece. Cuando alguien es agredido de manera injusta, los nocivos resultados reclaman presencia, los odios y disonantes deseos se almacenan en el pecho y se hacen malos recuerdos e interpretan la justica a su desquiciado modo o a su justa dimensión, según sea el caso. El sistema crea monstruos y luego no sabe cómo dominarlos cuando se salen de control, así ha sido siempre, es solo una estrategia más del sistema, porque forman parte del conveniente “imperio de la ley,” que será utilizado -llegado el momento- contra el enemigo político en turno. A esta clase política, el pueblo no les importa, solo somos el pretexto para externar sus odios, imponer rivalidades y orgullos estúpidos, no tienen memoria constructiva porque nunca han dado resultados positivos, solo cuenta lo bélico, no olvidan, los odios son su prioridad y sus promesas, revanchismo puro. La visita al Congreso Estatal era innecesaria, una mala decisión, tuvieron suerte y tuvimos suerte, hubiera sido un verdadero malfario para Veracruz si el resultado hubiera sido otro. Nadie estaría salvo de la desgracia. Todos hemos deseamos la salida de Javier Duarte, que se hubiera largado desde hace meses, pero El Ejecutivo Nacional decidió mantenerlo y la irritación social alarmantemente creció y crece incontenible en el país. Duarte actuó en su beneficio y defensa, protegiéndose, es una rata acorralada, pero siguió el ejemplo del sumiso hermano mayor, El Congreso Nacional, ahí las leyes nunca se han hecho para beneficiar al pueblo, son obedientemente elaboradas con argucias legaloides que ignoramos y que siempre les han favorecido, sobre todo, a la cínica clase política de Élite, los dueños del Imperio de la Ley son ellos y de sus poderosos y ricos socios, quienes ahora saben que basta también con tomar la calle para cambiar la ley a su favor.
Para los pobres y jodidos, macana y bala es suficientes y sobra, la ley no se negocia. El desenlace, obvio. Tengo la sensación de que vamos a tener dos difíciles años de gobierno ExPriista. Ricardo, tus años de acolito en tu pueblo, te protegieron, no veríamos mal que te fueras de rodillas a la Basílica a dar gracias, la mesura en política también es recomendable.

Cualquier sugerencia o comentario, bienvenido.
Nuestro correo: eliseoguzmanch@hotmail.com
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edicin Impresa
Portada 2017-06-25 Suscripciones Ediciones Anteriores