Ma. Elvira Santamaría Hernández / En Pocas Palabras
El mundo de cabeza
2017-03-15
Lo que se ve no se juzga, dice el refrán. Y lo que estamos viendo en los ámbitos más variados, ya sea en la política, en el deporte o en economía, es la enorme capacidad que tenemos para darle a un hecho, a unas palabras o una ley, interpretaciones totalmente contradictorias.


Tenemos una muestra en la actitud asumida por el Congreso de Veracruz: 25 diputados, de las bancadas del PRD y del PAN respaldaron la propuesta del gobierno estatal para reestructurar la deuda pública que asciende a 47 mil millones de pesos y por la que se pagan 20 millones de pesos diarios; y 25 diputados del PRI, Verde y Morena, la echaron abajo con sus votos en contra.


La razón que argumentaron ambos bandos para su postura, es que protegen los intereses de los veracruzanos. Pero en la realidad, lo que el ciudadano palpa en las acciones de los políticos, es que él es lo que menos importa. Ellos no mandan al diablo las instituciones, ellos mandan al diablo al ciudadano.


El gobernador Miguel Ángel Yunes advierte que al frenar la reestructuración de la deuda, PRI, Verde y Morena quieren dañar al estado y que su administración se verá en problemas hasta para pagar sueldos. Y esto es inminente y peligrosamente cierto, agravado con la circunstancia de que MAYL ha colocado al frente de varias secretarías, direcciones y delegaciones, a funcionarios nefastos que le están volteando a la población en contra.


La bancada del PAN le hace eco y acusa a quienes ‘tumbaron’ la reestructuración, de que serán responsables del caos financiero en que entrará el gobierno por falta de liquidez. Sin embargo, no dicen todo lo que implicaba - en las letras chiquitas-, la iniciativa rechazada y dejan margen a la duda.


El PRI asegura en voz de la diputada Vázquez Saut, que se opusieron porque “no quiere repetir los mismos errores”. Vaya, un PRI muy aplicado que tardó 18 años repitiéndolos - los errores-, y en aprender a no aprobar todos los empréstitos que solicitaban los gobernadores de su partido. Ahora, reacciona “precavido” cuando ya nos tienen con el agua hasta el cuello.


Morena por su parte argumentó oponerse a aprobaciones fast track, además dice que el dictamen permitiría a Yunes contraer deuda nueva en 2018 y utilizarla a discreción. ¿Y qué no podían modificar esa parte? Son legisladores, son Congreso.


La versión que trascendió en los corrillos, es que habrían recibido “línea” cupular, de votar en contra, por cálculo político electoral y por antagonismo, lo cual no es difícil de creer luego de las mutuas acusaciones que se han lanzado Andrés Manuel López Obrador y Miguel Ángel Yunes; ambos personajes dados a las descalificaciones y que están desde hace más de una década en permanente campaña política.


Ya vimos que en el deporte también las cosas están de cabeza. Los jugadores agreden a los árbitros y cuando a los futbolistas les imponen sanciones leves y los del silbato hacen paro exigiendo que se aplique el reglamento, se multiplican los medios que culpan a los árbitros y victimizan a los clubes escudados en la ‘pobre afición’, que por un domingo quedó en la orfandad futbolera. Esos injustos árbitros que desquiciaron la economía del país y trastocaron la felicidad dominguera de millones de mexicanos, afectando además la cartera de los millonetas dueños de los equipos.


Tampoco la economía se salva de las contradicciones. Ya ven, el dólar ha bajado en ocasiones hasta 50 centavos en una semana y no hemos visto que ocurra lo mismo con los precios de las gasolinas, como nos lo habían anunciado.
Lo dicho, el mundo está de cabeza.
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edicin Impresa
Portada 2017-07-27 Suscripciones Ediciones Anteriores