Miguel Eduardo Jiménez Miguel / Verdad y Política
¿Misión cumplida para MAYL con la detención de Javier Duarte de Ochoa?
2017-04-16
La detención de Javier Duarte de Ochoa el pasado 15 de abril, Sábado de Gloria, de la Semana Santa 2017 dejó claro que andaban seriamente tras su búsqueda en 190 países, desde que el pasado 12 de octubre de 2016, más de seis meses, se le consideró prófugo de la justicia y que, luego de una larga espera para saber de su paradero, llegó el día en que su captura saturo las redes sociales, para conocer que su localización y captura del más cruel de los gobernantes que ha tenido Veracruz, estaba consumada.
Hoy más que nunca jamás será olvidado por los veracruzanos ese lugar del que antes de esta historia era un apacible lugar turístico; San Francisco Panajachel, del departamento de Sololá a casi 150 kilómetros al oeste de la República de Guatemala, en el hotel La Riviera de Atitlán, frente al lago Atitlán, Sololá, se convirtió en el sitio más conocido por quienes vivimos en esta tierra jarocha o de cualquier otro mexicano que se enteró que aquí fue atrapado un político de los más corruptos que haya tenido nuestro país.
Se dijo que fue un trabajo conjunto de las autoridades policiacas de México y Guatemala, para dar con su ubicación y así decretarse como uno de los logros que en materia de inteligencia se ha dado, pero tal vez esta detención estaba más que anunciada, por las pistas y errores que fueron cometiendo los que llevarían a su captura y en este caso, sus mismos familiares.
Y con esto quedó claro, que tarde o temprano, cualquiera que huya de la justicia en el mundo, mientras se trate de este planeta llamado tierra, nadie podrá escapar y siempre se dará con su paradero, como ocurrió con el hoy detenido y que fue una de las promesas que el gobernador de Veracruz Miguel Ángel Yunes Linares, surgido de las filas del PAN se comprometió a cumplir y en pleno momento en que las acciones político-electorales de este 2017 están prácticamente a la vuelta de la equina.
Cierto, se ha dado un gran paso, para ir conociendo por lo que se le acusa al exgobernador Duarte de Ochoa, de Delincuencia Organizada y Operaciones con Recursos de Procedencia ilícita y otros delitos que se le han ido acumulando, pero sin duda alguna que las interrogantes que a partir de ahora la mayoría de los veracruzanos se hacen, es saber si el dinero robado se devolverá y cuántos más habrán de estar involucrados en el quebranto de más de 33 mil millones de pesos que hoy tiene al territorio veracruzano, en la más completa crisis que jamás se haya tenido en una de las 32 entidades del país.
La detención de Javier Duarte de Ochoa, sacará a relucir consecuencias y en ello estamos seguros que se conocerán más involucrados, pero es ya un triunfo del gobierno panista que por ahora lo celebran con orgullo, pues lo toman como el logro más importante en lo que va de esta administración, porque fue quizá, la más grande de las promesas de Miguel Ángel Yunes Linares si llegara a ganar la gubernatura, aunque no le alcancen en dos años, para transformar al Veracruz que todos queremos ver.
Javier Duarte de Ochoa, hoy ya no es prófugo, hoy ya está detenido y ahora se cumplirá la solicitud de extradición que el gobierno mexicano ya tramita reforzada con la propia del gobierno de Veracruz.
Decíamos, la captura llega en el justo momento en que las campañas políticas toman fuerza cada quien utilizando a su manera las condiciones negativas de uno y otro color de instituciones políticas según el estado donde este año se llevarán a cabo elecciones; en unos casos para elegir a gobernadores y en otros, como en Veracruz, para cambiar a las 212 alcaldías.
Seguramente estos dos casos de ex gobernadores detenidos y salidos del Partido Revolucionario Institucional, como el que en esta ocasión nos ocupa, y el de Tamaulipas, Tomás Jesús Yarrington Ruvalcaba, quien es acusado de Delincuencia Organizada y Lavado de Dinero y que tras cinco años prófugo, fue localizado y capturado en Florencia, Italia, servirán para que los que buscan la victoria en las elecciones, les acompañe como bandera política, lo que ahora ha sucedido.
Y claro que no falta en aquellos peleados hasta con su misma sombra en señalar que esta es una cortina de humo o chivo expiatorio para desviar la atención y orquestar el llamado fraude electoral y que la mafia del poder tiene metidas las manos en estas contiendas.
Pero ayudará en mucho a recobrar un poco la confianza este hecho que tiene a la política pendiendo de un hilo, sobre todo para los priistas a quienes se les atribuye estos casos bochornosos, por haberse equivocado en nominar y luego llevar a la victoria a delincuentes que traslucen en la idea que en México gobiernan estos tipos de personajes.
Será motivo también que, a partir de que ayer inició el plazo que establece el Código Electoral de Veracruz, para el registro de las planillas que contendrán en las próximas elecciones y en el caso especial de todos aquellos candidatos a presidente municipal, de cualquier color partidista que tengan las manos limpias y que dentro de sus candidatos a síndicos y regidores, sostengan a algún o algunos precandidatos que hayan tenido vínculo con el ahora ex gobernador detenido; consideren eliminarlos, porque será motivo de una mala imagen y de ahí la debilidad de no alcanzar el triunfo.
Por lo tanto, ésta, ¿habrá sido una Misión cumplida de Miguel Ángel Yunes Linares y la recuperación de la confianza que miles de veracruzanos depositaron en él durante su campaña de proselitismo?, o habrá más, para que Veracruz, salga de la crisis económica que padece, porque ayer en su postura tras la captura de Javier Duarte de Ochoa, sentenció, que se compromete a luchar “con toda fuerza y tenacidad para que los veracruzanos puedan recuperar lo robado…. que no pidan piedad quienes fueron despiadados con los veracruzanos. ¡No habrá perdón, no termina aquí la historia”…

Comentarios y opiniones a verdadypolitica@outlook.com
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edicin Impresa
Portada 2017-04-30 Suscripciones Ediciones Anteriores