Jair Robles / OPINIÓN
Los costos de ganar la elección
2017-05-28
El pasado jueves se llevó a cabo en el Estado de Montana una elección extraordinaria para elegir a un nuevo representante ante el congreso de aquel país. El anterior diputado fue nombrado Secretario del Interior, por el Presidente Trump, lo que provocó que se tuviera que llevar a cabo esta elección. Montana es un estado tradicionalmente rojo, -color que define al partido republicano. Dicha curul ha permanecido en su bancada por más de veinte años y en esta ocasión no se esperaba que cambiaría y así fue.
Lo significativo de esta elección es que Trump ganó el mismo distrito hace apenas seis meses con una ventaja mayor a los 20 puntos y en esta ocasión el candidato republicano Greg Gianforte, ganó por seis puntos. Seis puntos es aún una ventaja cómoda pero una gran diferencia a los 21 puntos de ventaja de Trump.
El resultado pudo haber sido aún más cerrado, ya que la noche anterior a la elección el también empresario postulado por el partido republicano, entró en un altercado con un reportero del periódico Inglés, The Guardian. Las investigaciones del alguacil del condado donde se dio el suceso, determinaron que Gianforte es culpable de asalto no grave en contra del miembro de la prensa. En Montana, se puede votar de manera anticipada y para esa noche dos terceras partes del electorado ya habrían ejercido su voto, sin posibilidad de modificarlo. Es muy probable que el resultado hubiera sido aún más cerrado si todos los ciudadanos votasen hasta el día de la elección.
Y que relevancia tiene la elección especial de un distrito de Montana? Para los Mexicanos, quizás la mayor referencia con Montana es que nos recuerde a aquel video de los diputados panistas en una noche de fiesta en Puerto Vallarta, donde una de las acompañantes que llevaba el mismo nombre. Pero lo significativo es que esta es la segunda elección en menos de dos meses donde los republicanos pierden muchos puntos de ventaja ante sus contendientes demócratas en distritos, donde éste no debería de ser el caso.
De mantenerse esta tendencia, los augurios para el partido en el poder durante las elecciones intermedias a celebrarse en Noviembre del 2018, no son buenos y el Sr Trump, podría a quedarse cada vez más solo y según algunos analistas de aquel país, enfrentar hasta un juicio político ante un congreso adverso.
El otro punto relevante de este suceso, tiene que ver con la elección en el Estado de México, que se llevará a cabo el próximo domingo.
Peña Nieto, ganó la gubernatura con una ventaja similar a la de Trump en Montana y su sucesor el actual gobernador Eruviel Avila, ganó con una ventaja aún mayor. Hace seis años el candidato de la alianza entre el PRI, PVEM y PANAL, obtuvo 61.97% de los votos, seguido por el actual senador Alejandro Encinas, candidato de una alianza entre los partidos de Izquierda PRD, PT y MC -que en aquel entonces se llamaba Convergencia-, con tan solo 20.96% de los votos.
Según las encuestas que se han dado a conocer hasta el momento, en esta ocasión el candidato de la misma alianza encabezada por el PRI, Alfredo del Mazo y la candidata de MORENA, Delfina Gómez, se encuentran en un empate técnico, con porcentajes al rededor del 30%. La encuesta más reciente que se ha dado a conocer, es la del El Financiero, -cuyo encuestador le falló a todas en las pasadas elecciones del 2016, ya que le daba el triunfo al PRI en la mayoría de los estados- en esta ocasión pone a Del Mazo cinco puntos por arriba de Delfina, con 34% y 29% respectivamente.
Es decir que en seis años, el partido en el poder ha perdido casi 30 puntos porcentuales, mientras que MORENA un partido que en ese entonces ni existía ahora tiene prácticamente el mismo porcentaje que el PRI y desde que comenzó a medir su preferencia para este proceso electoral ha subido más de 15 puntos.
Seguramente en los siguientes días se darán a conocer más resultados de encuestas, ya que la fecha límite para dar a conocerlas termina antes del próximo fin de semana.
La estrategia del PRI, es dejar la impresión de que si bien esta va a ser una contienda cerrada, su candidato estaría terminando con una ventaja de varios puntos. Lo preocupante es que en el transcurso de estos últimos días comiencen a declinar algunos de los candidatos de oposición, como lo acaba de hacer el candidato del PT, Oscar Yáñez quien el viernes anunció su apoyo a la candidata de MORENA. De acuerdo a las mismas encuestas Yáñez registraba una preferencia de entre 2 y 3 puntos porcentuales. Este porcentaje por más pequeño que es, vuelve a reventar la estrategia priista, al generar la percepción de que Delfina con esos dos o tres puntos aún puede ganar la elección. En éstos momentos, no creo que se logre levantar una nueva encuesta que tome en cuenta la salida del PT de la contienda.
Otro fenómeno que debe de preocupar a los miembros del gobierno estatal y federal, es el hecho que se confirma el declive de la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, que muy probablemente termine en cuarto lugar, aun por debajo del PRD. De acuerdo a la misa encuesta del Financiero, si Vázquez Mota declinara, la candidata que mayor porcentaje de votos recogería sería la de MORENA.
Ahora, es inconcebible que tanto Josefina del PAN como Zepeda del PRD declinen a estas alturas y mucho menos por MORENA. Sin embargo para los ciudadanos que lo que quieren es un cambio, ver que su primer preferencia, ya sea el PAN o el PRD no tiene oportunidad real de ganar, es posible que ejerzan un voto útil y el día de la elección emitan su sufragio por Delfina.
Ante este escenario, aún perdiendo MORENA la elección, los costos para el PRI y el gobierno de haber ganado ¨haiga sido como haiga sido¨, crecen. Porque para todos es conocida la manera en que el gobierno federal y el estatal han metido recursos para ¨promover el voto¨ en favor de su candidato. Ganar con una ventaja de dos o tres puntos, los libra de una catástrofe, pero no les da ninguna garantía para dentro de 12 meses, por el contrario si la percepción de fraude permea en los ciudadanos, lo más probable es que la taza de rechazo en su contra aumente.
Los costos de este resultado también suben para el PAN, al quedar en cuarta posición, no solo lo debilitan para el próximo año, sino que también desatarían aún más las divisiones internas por definir quién será su candidato, con una dirigencia sin legitimidad dentro del partido.
El PRD, quedaría pintado como lo que se ha vuelto en los últimos años, un esquirol más del sistema que en esta ocasión ayudó al PRI a mantenerse en el poder, a cambio de dinero y privilegios.
Las elecciones terminan dentro de una semana, pero los costos políticos de las mismas apenas y comenzarán a sentirse en el país.
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edicin Impresa
Portada 2017-07-25 Suscripciones Ediciones Anteriores