Leo Zuckerman / Juegos del Poder
¡Basta ya de una democracia minoritaria!
2017-06-11
En teoría, la democracia es el gobierno de las mayorías con respeto a las minorías. En la práctica, en México tenemos una democracia que produce gobiernos de minorías que enojan a las mayorías. Un sistema agotado, inestable, que requiere de dos reformas urgentes.
El domingo pasado, en el Estado de México, una coalición de cuatro partidos ganó con el 33.6% de los votos. El priista Alfredo del Mazo será el gobernador con el 66.4% de la población en su contra. Estos dos tercios, como es de esperarse, están enojados con el resultado. La candidata que quedó en segundo lugar, la morenista Delfina Gómez, alega fraude electoral. Aunque no presente pruebas, muchos se lo creerán por el simple hecho de que la mayoría votó en contra del ganador.
Lo mismo en Coahuila. Una alianza de siete partidos triunfó con el 38.9% de la votación. El priista Miguel Riquelme será gobernador con el rechazo del 61.1% de los electores quienes, como en el caso anterior, están indignados porque los gobernará un político con apoyo minoritario. Y tambiénel que quedó en segundo lugar, el panista Guillermo Anaya, desconoce el resultado y argumenta que le hicieron trampas.
Así estamos hoy con alegatos de fraude de la izquierda y la derecha. Los únicos contentos son los priistas quienes ganaron con un escaso margen gracias a que, por un lado, fragmentaron el voto opositor y, por el otro, lograron el apoyo de partiditos para sus candidatos (al parecer muchos votantes querían sufragar en contra del desprestigiado PRI y paradójicamente lo hicieron por partidos, como el Verde, que apoyaban al mismo candidato priista).
Las autoridades electorales solicitan pruebas del supuesto fraude. Quizá Morena y el PAN vayan a presentar algunas, pero muy probablemente no alcanzarán para que ambos procesos se anulen. El problema, sin embargo, no es jurídico sino político: el de una democracia disfuncional donde ganan las minorías y las mayorías se quedan enojadas con sus gobernantes.
De pronto estamos como en los años ochentas. El PRI ganando elecciones “haiga sido como haiga sido”, los opositores quejándose de fraude. Esto está calentando, y mucho, el ambiente político nacional. Ahorita está localizado en dos entidades: el Edomex y Coahuila. Pero algo similar,extendido y magnificado, puede ocurrir en 2018. El dos de julio del año que entra podemos levantarnos con un país incendiado por los resultados de las múltiples elecciones del día anterior (Presidente, 128 senadores, 500 diputados federales y en 30 estados elecciones locales incluyendo nueve gobernadores). Imagine usted la multiplicación de conflictos post-electorales en 2018, como los del Edomex y Coahuila, por todos los rincones del país. Una locura.
Nuestra democracia minoritaria es insostenible. No es gratuito que en este sistema se multipliquen los reclamos de compra de votos porque un candidato puede ganar con muy pocos sufragios: el 10-15% del padrón si triunfa con un tercio de los votos totales y una participación del 50%. Efectivamente se pueden adquirir algunos sufragios a cambio de despensaso dinero, sufragios que a la postre hacen la diferencia para ganar, pero que pervierten el sistema democrático.
Urge, en este sentido, cambiar dos reglas para producir gobiernos de mayorías y evitar la compra de votos: un sistema de dos vueltas con voto obligatorio.
De lo primero ya hemos hablado hasta el cansancio –y seguiremos hasta que se entienda el argumento. Hoy estaríamos en un mundo muy distinto si Del Mazo y Delfina estuvieran en campaña para ganarse el voto en un balotaje. Lo mismo con Riquelme y Anaya en Coahuila. A la postre, los ganadores de estos dos procesos contarían con apoyo mayoritario y los perdedores tendrían menos soporte social para alegar fraude. El sistema sería, sin duda, más estable que el actual.
La obligatoriedad del voto ya está en la Constitución pero no en las leyes secundarias. No existe castigo alguno para los que se abstienen. Hay que ponérselos para que más electores acudan a sufragar. Entre más ciudadanos lo hagan, más difícil se torna la compra de votos por una razón económica básica: no hay dinero que alcance cuando más del 80% del padrón acude a las urnas. Súmese a eso un sistema de dos vueltas y se vuelve prácticamente imposible comprar votos para ganar.
Basta ya de una democracia minoritaria. Es hora de pensar en la estabilidad política del país rumbo al 2018. Urge la segunda vuelta y la obligatoriedad del voto.
Twitter: @leozuckermann
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edición Impresa
Portada 2017-06-28 Suscripciones Ediciones Anteriores