Leo Zuckerman / Juegos del Poder
¿Renunciar a soberanía a cambio de menos corrupción?
2017-07-18
El gobierno del presidente Trump ha enviado al Congreso estadounidense los objetivos y alcances de la próxima renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Celebro que uno de los capítulos esté relacionado con el combate a la corrupción. Me parece muy bien que el gobierno de Estados Unidos se sume a la lucha de este flagelo nacional. Estoy convencido que los mexicanos lograremos vencer este cáncer por una combinación de políticas públicas nacionales y presiones que vengan del extranjero. En este sentido, bienvenida la pretensión de nuestro vecino del norte de incluir prácticas anti-corrupciónen el TLCAN.
Este lunes, la Oficina del Representante Comercial de EEUU publicó el documento Resumen de los objetivos de la renegociación del TLCAN. En él se incluye una sección titulada “Anticorrupción”. El gobierno estadounidense pretende incorporar al Tratado disposiciones para que los tres países criminalicen la corrupción a fin de desalentarla. Se habla de sanciones y herramientas para enjuiciar a personas sospechosas de participar en actividades corruptas. En particular, se mencionan tres metas:
1.- “Requerir la adopción o sostenimiento de requisitos para que las empresas mantengan registros contables que faciliten la detección y rastreo de pagos corruptos”.
3.- “Demandar que los países rechacen la deducción de pagos corruptos para fines del Impuesto Sobre la Renta”.
2.- “Establecer códigos de conducta para fomentar altos estándares éticos entre los funcionarios públicos”.
Los dos primeros puntos son muy importantes (el tercero esun “llamados a misa” como todos los códigos de conducta ética). Cualquier empresa que desde México quiera importar o exportar bienes a Estados Unidos o Canadá no podrá realizar pagos para “mordidas” o “moches” desde sus cuentas y luego deducirlas del ISR. Lo tendría que hacer por fuera de la empresa, a través de un tercero, o en efectivo. Esto es positivo porque, de entrada, sube los costos de efectuarsobornos.
Pero no nos podemos quedar ahí. En México, muchas empresas tienen el know-how para sobornar sin dejar huellas. Existen “firmas de abogados”, que en realidad son coyotes especializados en repartir dineros ilícitos, para conseguir permisos o contratos gubernamentales. Bienvenidos los objetivos de los estadounidenses en cuanto al combate a la corrupción en el TLCAN. Pero se queda corto. Habría que ir más allá.
¿Cómo? Se me ocurre que los paneles que revisan las controversias comerciales entre los tres países puedan investigar presuntos casos de corrupción y castigarlos. Sería, sin duda, una cesión de soberanía por parte de las tres naciones. No sé si Canadá y EEUU lo aceptarían. Por un lado, para ellos el tema de la corrupción no es un problema tan grave como en México así que podrían, en principio, admitirlo.
Sin embargo, por el otro, en nuestro vecino del norte hay una ola nacionalista incompatible con la idea de permitir investigaciones y penalizaciones compartidas entre los tres países en cualquier materia. Vamos a suponer, no obstante, que nuestros socios accedieran. El que tendría más que ganar sería México, país que desgraciadamente tiene una corrupción muy difícil de superar. El hecho de tener paneles trinacionales con la facultad de combatir la corrupción ayudaría a los esfuerzos internos en esta materia, en particular los contemplados por el Sistema Nacional Anticorrupción.
A muchos mexicanos les puede producir urticaria la idea de involucrar a canadienses y estadounidenses en el combate de nuestra corrupción. Se trataría, en efecto, de una cesión de soberanía. Lo entiendo: en un mundo ideal no deberíamos permitirlo. Pero estamos más cerca del infierno que del paraíso. Hoy, además de la corrupción endémica, tenemos una epidemia que hay que detener para evitar sus terribles afectaciones a la política y economía nacionales. Sí, lo ideal sería ser un país soberano y honesto. Pero eso parece estar muy lejos en la actualidad. Por tanto, en esta materia creo que algo podemos ganar en la renegociación que viene del TLCAN. ¿Qué queremos? ¿Ser más corruptos y más soberanos o menos corruptos y menos soberanos?
Twitter: @leozuckermann
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edicin Impresa
Portada 2017-11-20 Suscripciones Ediciones Anteriores