Leo Zuckerman / Juegos del Poder
El sabor del “dedazo”
2017-08-09
Es muy probable que el próximo candidato presidencial del PRI no llegue a ser Presidente. Desde ahora, muchos auguran que el tricolor está muerto para las elecciones del año que entra. No le dan probabilidad alguna de ganar. Y es que, efectivamente, los números del PRI son abismales. La popularidad del presidente Peña está por los suelos. Entonces, ¿por qué los medios están tan interesados en la Asamblea Nacional de este partido que se está llevando a cabo estos días? Mucho más, sin duda, que cuando el PAN, Morena o el PRD hacen sus asambleas. ¿Por qué?
Algo se explica, en este momento, por la falta de noticias nacionales. Las vacaciones veraniegas están terminando y todavía está floja laactividad política, económica y social en el país. Pero creo que esta no es la única explicación. Para muchos sigue siendo interesante darle seguimiento al juego del “dedazo” presidencial al que nos tuvo acostumbrado el PRI durante tantos años.
No para los jóvenes, pero sí para los que todavía nos tocó vivir las últimas etapas del autoritarismo priista con esa fascinante institución en la que el Presidente en turno escogía al candidato del partido (único o hegemónico) que lo sucedería en el poder: el famoso “dedazo”.
En aquellas épocas, los interesados en la política se dedicaban a leerle el pensamiento al Presidente para tratar de adivinar hacia dónde apuntaría su dedo. Era, hay que decirlo, un asunto muy divertido. Conforme se acercaba el anuncio del “destape” del candidato presidencial del PRI (típicamente unas semanas después del Quinto Informe de Gobierno), las tertulias se calentaban con todo tipo de especulaciones y se organizaban las quinielas. Que si sería el secretario de Gobernación porque el Presidente le había pedido que diera un discurso frente a las Fuerzas Armadas. No, que el bueno era el de Hacienda porque lo habían llevado a una gira internacional. No, que el regente del DF ya había mandado a imprimir la propaganda para la campaña. La verdad es que nadie sabía porque, si bien el Presidente consultaba con todo tipo de personas, la decisión final la tomaba en la soledad de Los Pinos. En cuanto decidía, llamaba al afortunado para acordar la manera de hacer el “destape” lo mejor posible.
En fin, era parte de las tradiciones del peculiar sistema político autoritario que duró tantas décadas. Hoy, por fortuna, es cosa del pasado porque nuestro Presidente lo elegimos los votantes en las urnas.
Sin embargo, hoy tenemos a un Presidente que viene otra vez del PRI. No teníamos una situación similar desde el siglo pasado (1999, para ser exactos) en que un mandatario en turno decidió quién sería el candidato presidencial priista (aunque hubo una elección interna, en realidad Zedillo escogió con su dedo a Francisco Labastida quien perdió frente a Fox).
Yo no tengo duda, y creo que nadie la tiene, de que el próximo candidato presidencial priista lo decidirá Peña por “dedazo”. Consultará, como siempre se hacía, a ciertas personas, mandará a levantar encuestas, pero, al final, él determinará al elegido. Ha regresado, en suma, la divertida institución del “dedazo”, pero acotado al candidato presidencial. Han retornado las viejas tertulias, ahora incluso públicas en los medios. Que si va Osorio. Que no, el elegido es Nuño, pero Narro anda cerrando fuerte, aunque no hay que descartar a De la Madrid y, en una de esas, se cuela Meade. Y se percibe a la Asamblea Nacional del PRI como un evento que podría dar pistas de quién es el bueno. De ahí el interés.
Se trata, me parece, del sabor del “dedazo”, aquella institución tan particular de nuestro sistema político pasado. La diferencia es, como mencioné arriba, que el elegido de Peña no tendrá grandes oportunidades de convertirse en el próximo Presidente de México. Si bien la probabilidad del PRI de ganar en el 2018 es muy baja, tampoco es nulas. Los priistas son organizados, eficaces y ciertamente mañosos para las campañas electorales, como lo demostraron este año en Coahuila y el Estado de México. Yo no creo que el PRI esté muerto en 2018. Se le sigue moviendo una patita. En una de esas, el candidato que elija Peña sí logra sucederlo en la Presidencia. Se ve tremendamente difícil, pero no imposible. A lo mejor, por eso, también nos atrae una Asamblea que sólo debería interesarle, en principio, a los priistas.
Twitter: @leozuckermann
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edicin Impresa
Portada 2017-12-14 Suscripciones Ediciones Anteriores