Maquiavelo / Se dice
Duartistas con un pie fuera de la cárcel
2018-01-25
María Georgina Domínguez Colío se tardó varios meses en juntar la elevada cantidad de dinero que le pedían las autoridades para lograr obtener su libertad. Con la terrible situación económica que se vive en la entidad, no era fácil obtener esos millonarios recursos a pesar de las acusaciones que tenía de haberlos desviado hacia nuevas empresas informativas que ella misma creó y les invirtió de lo que podía sustraer de la cuantiosa partida presupuestal que manejó sin ninguna supervisión oficial, por el nombramiento extraoficial de vicegobernadora.
Existe un boletín donde aparece su nombre como Gina Domínguez de Duarte.
Por una indiscreción de Rosa Borunda, esposa de Fidel Herrera, supo Gina que el gordito era el elegido y con mucha anticipación lo empezó a trabajar para que ella fuera la vocera. Creyendo Duarte que así quedaría bien con su verdadera madrina que lo designó, la señora Borunda de Herrera. La vida de Georgina Domínguez no ha sido fácil desde que trabajó con el entonces gobernador Mario Villanueva, de Quintana Roo, que fue encarcelado, ella tuvo que huir en la cajuela de un destartalado y despintado ‘vochito’ y refugiarse en la corresponsalía del Corporativo Imagen del Golfo en Xalapa.
Fueron las famosas vacas flacas para luego las vacas más gordas de su existencia, al lado del también gordito gobernador.
Lo que le permitió hacerse de un consorcio radiofónico y de varios portales informativos. Las modernas empresas radiofónicas cuentan con tecnología de punta en cuanto a las más costosas computadoras y micrófonos profesionales.
Las adquisiciones en los mejores almacenes fueron hechas cuando Duarte decidió dejar la gubernatura. Ella sabía como manejarlo y decidía a quien recibir y como tratarlo. Lo manipulaba a su antojo. Fue la directora general de los periódicos y estaciones de radio más serviles, ella dictaba las cabezas y hasta decidía quien debía firmar las fotos. Durante años hubo tres diarios que le dedicaban todos los días las ocho columnas. No había noticias más importantes en México o en el mundo que no fueran aquellas que pasaran por su mente oficialista para halagar al gobernante.
Fue su maestra en relaciones públicas y en las decisiones políticas, una práctica que nunca olvidó y conociendo la avaricia y ambición de la nueva clase política yunista ahora saldrá libre.
Como comprar y sobornar a los jóvenes funcionarios del ayuntamiento boqueño. Lo mismo ocurrirá con sus compañeros duartistas que ahora ya conocen el aventurero camino, sobre todo de un gobierno con los días contados y que viven el año de Hidalgo y sería un penitente el que deje algo. Además, lo que más los ayuda a los duartistas que no pudieron pagar el vómito negro, es la falta de conocimientos legales de las autoridades impuestas por el gobierno estatal para impartir justicia, que ya tienen una fama de ignorantes e iletrados bien ganada.
Con el nuevo gobierno temen estos yunistas que sean ahora ellos los sacrificados. Son empleados estatales que sólo han visto pasar las sumas de dinero sin ningún comprobante y el hilo siempre se rompe por lo más delgado.
DI Noticias Noche 20 de Mayo del 2015
Edicin Impresa
Portada 2018-02-19 Suscripciones Ediciones Anteriores